UA-117446014-1 Saltar al contenido

Receta de Albóndigas en salsa de cebolla

06/09/2018
albondigas con salsa de cebolla - Receta de Albóndigas en salsa de cebolla

Albóndigas en salsa de cebolla

albondigas con salsa de cebolla - Receta de Albóndigas en salsa de cebolla

Las albóndigas en salsa de cebolla son una tapa o primer plato de lujo. Las albóndigas caseras deberían ser obligatorias en todas las neveras y congeladores. Se preparan sin demasiada dificultad y las podemos tener siempre disponibles. El hecho de tener la carne fresca para prepararlas y los toques de sabor que más nos gusten, es un punto positivo que merece la pena tener en cuenta. Si a este ingrediente casero 100% le incorporamos una salsa de cebolla, tendremos listo un plato de restaurante. Estas albóndigas pueden ser una tapa, un primero o el complemento perfecto de un plato de pasta. Si quieres aprender una de las recetas más versátiles que puedan existir, toma nota de estas albóndigas son una maravilla.

Ingredientes:

  • 300 gr de carne de ternera picada
  • 300 gr de carne de cerdo picada
  • 2 dientes de ajo
  • 1 ramita de perejil
  • 2 huevos
  • 4 cucharadas
  • Sal
  • Aceite
  • 2 cebollas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada sopera de harina
  • 100 ml de vino blanco
  • 500 ml de caldo de pollo
  • 1 hoja de laurel
  • Perejil
  • Pimienta
  • Sal
  • Aceite de oliva

Cómo preparar albóndigas en salsa de cebolla:

La base de este plato son las albóndigas. En este caso hemos optado por mezclar dos tipos de carnes, la de ternera y de cerdo. Podemos ponerle solo un tipo o incorporar pollo para hacerlas más ligeras. Ponemos la carne en un bol, la mezclamos.

Añadimos los ajos pelados y picados a la carne. Incorporamos también el perejil picado para darle sabor y color. Mezclamos todo bien con las manos.

Ponemos los huevos y el pan rallado, rectificamos de sal y pimienta. Amasamos las albóndigas, hasta que estén todos los ingredientes. Dejaremos que repose la masa un poco antes de empezar a hacer las albóndigas. Las dejaremos listas y reservaremos.
Nos ponemos manos a la obra con la salsa. Pelamos y picamos las cebollas y los dientes de ajo. En una sartén con un poco de aceite empezamos a pochar estos ingredientes. Cuando estén transparentes y empiecen a dorarse añadimos una cucharada sopera de harina. La cocinamos un poco con el resto de los ingredientes.
A continuación, le ponemos el vino. Dejaremos que evapore el alcohol y acto seguido, ponemos el caldo con la hoja de laurel. Deberá cocinarse durante 5 minutos, hasta que empiece a espesarse.

Sacaremos la hoja de laurel y empezaremos a triturar la salsa. Le añadimos las albóndigas y dejamos que se cocinen en esta salsa durante unos 10 minutos, dependiendo del tamaño que tengan tardan más o menos.
Retiramos del fuego y espolvoreamos con un poco de perejil picado. Tendremos listo unas albóndigas caseras de lo más especiales con una salsa preparada para mojar pan.