UA-117446014-1 Saltar al contenido

Receta de Desayuno continental

11/09/2018
desayuno continental - Receta de Desayuno continental

Desayuno continental

desayuno continental - Receta de Desayuno continental

Empezar el día con un desayuno continental es un placer que debería convertirse en cotidiano. Esta combinación de sabores, ingredientes y texturas es una de las más aclamadas a nivel mundial, sus múltiples propiedades han roto todas las fronteras. Los elementos básicos de este desayuno, un zumo, una taza de café solo o con leche y  pan con mermelada, queso o embutidos, convierten la primera comida del día en un auténtico banquete por todo lo alto. Toma nota de estos consejos básicos para crear el mejor de los desayunos continentales que hayas probado nunca, con unos ingredientes especiales y un poco de amor, el éxito estará asegurado.

Ingredientes:

  • 1 manzana
  • 100 gr de fresas
  • 100 gr de melón
  • 100 gr de arándanos
  • 10 fresas
  • 1 plátano
  • 1 vaso de zumo de naranja
  • ½ vaso de leche
  • 150 gr de pan integral
  • 150 gr de queso fresco
  • 4 lonchas de jamón york
  • 1 café americano

Cómo preparar un desayuno continental:

Para acompañar el clásico café americano que podemos substituir por un té verde para cuidarnos un poco más vamos a preparar una dosis de vitaminas y sabor increíbles, una ensalada de frutas y un batido.

Para la ensalada de frutas utilizaremos las frutas cortadas y peladas. Añadiremos una manzana pelada y cortadas, unas fresas cortadas, arándanos y unos trozos de limón. Podemos aliñar esta especie de ensalada con un poco de azúcar moreno o zumo de naranja quedará de cine.

Seguimos con el batido, ponemos las 12 fresas en el vaso de la batidora, añadimos el plátano, un vaso de zumo de naranja y medio vaso de leche. Lo batimos todo bien hasta obtener un delicioso batido. Si queda muy espeso podemos añadir más leche, esta receta es perfecta para empezar el día con energía, podemos llevarlo al trabajo o disfrutarlo después de un poco de ejercicio de primera hora.

Preparamos las tostadas con el pan integral, lo cortamos en rodajas y los tostamos. Podemos añadirle un poco de mantequilla o aceite de oliva para conseguir un complemento más completo. Por encima le vamos colocando el queso fresco con las lonchas de jamón york.

Como complemento a estas tostadas podríamos añadir un huevo escalfado o unos huevos revueltos que aportarían un poco más de proteínas a esta comida. Tendríamos en la mesa todos los ingredientes necesarios para empezar el día con energía.
Este desayuno es ideal en fines de semana para irnos habituando a él, pero debería ser obligatorio todos los días. A mediodía con una comida ligera tendríamos más que suficiente para seguir con la actividad de la jornada.