UA-117446014-1 Saltar al contenido

Receta de Níscalos al ajillo

02/10/2018
niscalos-al-ajillo

Níscalos al ajillo

 

niscalos al ajillo - Receta de Níscalos al ajillo

Los níscalos al ajillo son una receta de esas que debemos preparar por estas fechas de forma recurrente. Con la llegada de las primeras lluvias otoñales, la naturaleza nos regala una serie de alimentos excepcionales como estos níscalos. Poder prepararlos con esta receta tradicional y sencilla con un simple ajillo dará a este producto una nueva forma de llegar a nuestra mesa. Como complemento, tapa o plato único, pueden ser estos níscalos al ajillo una base perfecta que dará lugar a una cena o comida de esas que se recuerdan durante mucho tiempo. Ponte manos a la obra para crear un plato de setas de los que hacen historia.

Ingredientes:

  • 500 gr de níscalos
  • 2 dientes de ajo
  • 4 cucharada de aceite de oliva
  • ½ cucharada de sal
  • Pimienta
  • Perejil

Cómo preparar níscalos al ajillo:

Empezamos esta receta preparando los níscalos o robellones. En esta época del año se encuentran en grandes cantidades. Este año 2018 será uno de los más propicios para poder degustar estos ingredientes de una manera totalmente excepcional. El primer paso para conseguir un buen resultado es cuidando la materia prima.

Con un poco de papel de cocina limpiaremos bien los níscalos, evitando que quede cualquier impureza. Dicen los especialistas que es bueno utilizar un paño húmedo, antes que ponerlos bajo un chorro de agua para conservar el aroma de estas setas mucho mejor.

Cortaremos los níscalos en trozos de más o menos el mismo tamaño. Si son pequeños podemos dejarlos enteros, se verá un plato mucho más bonito con la esencia de estos deliciosos alimentos naturales.

Pelamos y picamos los dientes de ajo. El ajo cobrará especial protagonismo en esta receta, los trozos deben ser pequeños para que pueda fundirse mejor con el resto de los ingredientes. Si nos gusta mucho este alimento, podemos añadir un par de dientes de ajo más.

Picamos el perejil y lo reservamos. En una sartén calentamos el aceite para empezar a dorar los ajos, este proceso deberá ser muy rápido para evitar que se quemen.

Cuando el ajo empiece a dorarse le añadiremos los níscalos y mezclaremos  para conseguir que todos los sabores se fusionen. Los níscalos aportaran un poco de líquido, esperaremos a que se haya evaporado un poco para añadirles la sal y pimienta al gusto.

Cocinaremos estas setas durante unos 10 minutos dependiendo de su tamaño puede ser más o menos. Cuando estén casi listas le añadiremos el perejil picado, le dará sabor y color a un plato sencillo y saludable.