UA-117446014-1 Saltar al contenido

Receta de Risotto de alcachofas

25/09/2018
receta de risotto de alcachofas - Receta de Risotto de alcachofas

Risotto de alcachofas

receta de risotto de alcachofas - Receta de Risotto de alcachofas

A continuación, vemos una receta deliciosa, de origen italiano pero con un toque original: el risotto de alcachofas. Los risottos pueden prepararse con diversos ingredientes y la elección de incorporar alcachofas es un acierto. La alcachofa es un vegetal sumamente nutritivo: contiene magnesio, potasio y ayuda a regenerar las células hepáticas. Está especialmente indicada para quienes sufren de colesterol alto o de hígado graso.

Ingredientes:

  • 300 gr. de arroz
  • 4 alcachofas
  • 1 puerro
  • 1 diente de ajo
  • ½ cebolla común
  • Zumo de ½ limón
  • ½ vaso de vino blanco
  • 100 gr. de parmesano rallado
  • Caldo de verduras o de ave
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal y pimienta al gusto
  • 2 cucharadas de mantequilla

Cómo preparar risotto de alcachofas:

En primer lugar, limpiar y quitar las hojas exteriores de las alcachofas hasta encontrar la parte blanda. Cortar la punta y luego trocear en rodajas finas.

Ponerlas a hervir las verduras, cubriéndolas con agua y añadir el zumo de limón. Dejarlas en el fuego hasta que se ablanden y reservar.
A continuación, en una sartén con un poco de mantequilla, sofreír el ajo. Añadir luego la cebolla y el puerro. Salpimentar y remover hasta que se vean traslúcidos.

Añadir el arroz y continuar removiendo. Echar el vaso de vino blanco y dejar que el alcohol se evapore.
Luego, agregar el caldo y dejar que el arroz lo absorba poco a poco, añadiendo más líquido para evitar que se seque.

Incorporar las alcachofas previamente cocidas y escurridas y remover los ingredientes. Dejar que se cuezan durante 10 minutos más para que se fusionen los sabores.
La técnica del risotto consiste en remover continuamente el arroz, mientras se echa el caldo, para que vaya soltando el almidón y el conjunto se ponga cremoso.
Una vez que el arroz se vuelva cremoso, apagar el fuego y añadir el queso parmesano rallado por encima. Poner a punto de sal.
Servir bien caliente, con un chorro de aceite de oliva por encima.