UA-117446014-1 Saltar al contenido

Receta de Risotto de espárragos

19/09/2018
risotto de esparragos - Receta de Risotto de espárragos

Risotto de espárragos

risotto de esparragos - Receta de Risotto de espárragos

El risotto de espárragos verdes es un plato sano y delicioso que se prepara en un abrir y cerrar de ojos. Con la llegada del buen tiempo nada mejor que incluir en el recetario comidas ligeras que se preparan rápidamente. La base de arroz blanco de este risotto y la combinación con los espárragos lo hacen especialmente beneficioso. Los espárragos son vegetales diuréticos que encontramos disponibles todo el año, los verdes suelen ser los ideales para este tipo de recetas. El mejor risotto a base de verduras hará las delicias de los amantes de un buen arroz cremoso, toma nota de cómo prepararlo es una auténtica delicia.

Ingredientes:

  • 1 taza de arroz arborio
  • 2 cebollas
  • ½ kilo de espárragos
  • 1 cuña de queso parmesano
  • Mantequilla
  • 1 vaso de vino blanco
  • Sal
  • Pimienta

Cómo preparar risotto de espárragos:

Nos pondremos manos a la obra con este risotto preparando uno de los protagonistas, los espárragos. Pelaremos aquellas zonas más duras y los cortaremos en trozos de más o menos el mismo tamaño. Todas las peladuras las aprovecharemos para preparar un caldo vegetal que utilizaremos en esta receta.

Ponemos las peladuras de los espárragos y los tallos más duros, con dos cebollas picadas y dos litros de agua. Añadimos un poco de aceite de oliva y sal. Dejaremos que hierva el caldo durante unos 20 minutos para que quede perfecto, podemos utilízalo en cualquier plato de arroz, le dará mucho más sabor.

Reservaremos los tallos del caldo para el risotto. Empezaremos a crearlo añadiendo un poco de mantequilla a la sartén. Le pondremos la cebolla pelada y cortada en trozos pequeños para que se poche.
Cuando esté transparente le pondremos los espárragos tiernos cortados en rodajas del mismo tamaño. Saltearemos unos minutos.
Tendremos el fondo listo, será el momento de poner el arroz para que se dore con el resto de los ingredientes. Cuando haya cogido color, le incorporaremos el vaso de vino blanco.

Dejaremos que se evapore el alcohol y reduzca el líquido. Empezaremos a ponerle el caldo, con una taza es suficiente. Repetiremos cuando el arroz esté seco. La esencia de un risotto es que quede sin nada de líquido.

Cuando el arroz esté preparado. Paramos el fuego y lo retiramos, será el momento de incorporar la mantequilla cortada en cubos y mezclarla bien. Gracias a este ingrediente ganará cremosidad.
Seguidamente lo pondremos el parmesano rallado. El queso siempre quedará mejor si lo rallamos al momento. Servimos este risotto con el rallador y el queso al lado, por si nos apetece un poco más.