UA-117446014-1 Saltar al contenido

Receta de Solomillo en salsa de cebolla

10/08/2018
salomillo con salsa de cebolla - Receta de Solomillo en salsa de cebolla

Solomillo en salsa de cebolla

salomillo con salsa de cebolla 300x169 - Receta de Solomillo en salsa de cebolla

El solomillo en salsa de cebolla es un segundo plato de esos que causan aplausos y halagos constantes a cualquier cocinero amateur. Un buen solomillo de cerdo es una experiencia sensacional para todo amante de la carne. Un tipo de carne blanca que nos ayudará a disfrutar de uno de los ingredientes más consumidos del mundo de una forma distinta. La salsa de cebolla aportará a este plato convencional un aspecto mucho más lujoso, le dará ese toque dulce que el cerdo necesita para brillar. Si quieres preparar una cena un tanto especial, toma nota de este plato de solomillo, te llevará hasta el triunfo más absoluto.

Ingredientes:

  • 1 solomillo de cerdo
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 copa de vino blanco
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta
  • Especias
  • Maicena

Cómo preparar solomillo en salsa de cebolla:

Empezamos esta receta por la parte principal, el solomillo de cerdo. Lo limpiamos salamos y añadimos un poco de pimienta. Le quitaremos cualquier exceso de grasa que haya podido quedar y lo tendremos listo para el siguiente paso.

Seguimos con las verduras, cortamos y pelamos la cebolla y los dientes de ajo. Los picaremos bien finitos para que se integren mejor en la salsa.
En una sartén con un poco de aceite, sellamos el solomillo. Lo doraremos unos minutos por cada lado hasta que esté perfecto, en su interior se quedarán todos los jugos para terminar de cocinarse con la salsa.
En la misma sartén en donde hemos cocinado el solomillo y que dispone de todo su sabor, añadiremos un poco más de aceite y nos dispondremos a cocinar las verduras. Pocharemos las cebollas y ajos, hasta que estén tiernos.

Añadiremos una cucharada de maicena diluida en agua para que coja un poco de consistencia nuestra salsa. A continuación, añadiremos el vaso de vino blanco, dejaremos que se cueza y evapore el alcohol.

Incorporamos de nuevo el solomillo a la sartén y tapamos para que se cocine. Podemos incorporar un poco de caldo de carne, para darle más sabor. Dejaremos que sus propios jugos sean los primeros en actuar.

Si nos ha quedado un poco espesa, podemos añadirme un poco más de líquido o viceversa ponerle más maicena. Estará el plato listo, para darle un toque más elegante, retiramos el solomillo y trituramos la salsa. Podemos ponerle más especias si nos gusta el sabor intenso, aunque aquí la protagonista será la cebolla.
Servimos el solomillo fileteado y salseado con un poco de brócoli al vapor o un buen puré de patatas. Tendremos lista una cena de cinco estrellas.