UA-117446014-1 Saltar al contenido

Receta de Tortas de mistela

03/09/2018
tortas de mistela - Receta de Tortas de mistela

Tortas de mistela

tortas de mistela - Receta de Tortas de mistela

Las tortas de mistela son un dulce típico de Valencia que ha traspasado fronteras. Tradicionalmente se cocinaban solo para épocas festivas, especialmente en Pascua o Navidad, hoy en día,  encontramos estas tortas en las panaderías todo el año. Se trata de unas tortas rellenas de nueces y uvas pasas aromatizadas con ese vino dulce o mistela tan característico. Un bocado de los de toda la vida que recoge lo mejor de la cosecha y lo transforma en una serie de sabores que nos trasladarán a otra época. Si quieres viajar en el tiempo y ofrecer lo mejor a los tuyos, toma nota de estas tortas de mistela, son impresionantes.

Ingredientes:

  • 375 gr de harina de trigo
  • 3 huevos
  • 220 gr de azúcar
  • 200 ml de aceite de semillas
  • 200 ml de mistela o moscatel
  • 1 cucharada de canela
  • 3 sobres de gasificante
  • 150 gr de uvas pasas
  • 100 gr de nueces peladas
  • 6 obleas medianas

Cómo preparar tortas de mistela:

Empezaremos estas tortas de mistela precalentando el horno a 180º, de esta manera estará listo para recibir nuestras tortas.
En un bol añadimos el aceite un básico para este tipo de postres. Le ponemos los huevos, el azúcar y la mistela. Lo mezclamos con las varillas hasta que estén todos los sabores bien integrados, será la base del dulce.

Cuando el azúcar se haya disuelto, empezaremos a agregar la harina previamente tamizada para que se cree ningún grumo. La ponemos toda sin parar de remover hasta que quede una masa homogénea sin ningún grumo.
Para que esta masa suba un poco le ponemos el gasificante. Mezclamos con el resto de los ingredientes.
Algunas recetas tradicionales incluyen también un poco de canela, esta especia nos ayudará a potenciar ese sabor dulce tan auténtico de este postre.
Los últimos ingredientes en llegar a la masa serán las uvas pasas y las nueces troceadas. Mezclamos bien y dejaremos reposar esta masa, tendrá una textura líquida.
Ponemos las obleas en la bandeja del horno. Añadimos la masa en el centro de la oblea y repartimos dejando más o menos un centímetro de margen, de esta manera evitaremos que se salga la masa por los lados cuando se extienda.

Por encima de la masa colocaremos un poco más de azúcar, le dará ese toque crujiente perfecto para este postre.
Horneamos hasta que la masa esté cocinada, sabremos que esta lista cuando pinchamos con un palillo y sale limpio. Esperaremos que se enfríe para poder disfrutarlas con el café de la tarde o como un desayuno de los de antes.